Historia de la Masia Can Esteve

la font

Al principio

La Masía Can Esteve es una finca que fecha del año 1429 d.c., catalogada como “Patrimonio Histórico”, situada justo en la entrada de la villa de Cervelló en la comarca del Baix Llobregat, muy cerca de Barcelona, a tan solo 15 minutos.

Todas las tierras de cultivo que pertenecían a la Masía Can Esteve, 400.000 m, se extendían más allá de lo que hoy es la finca actualmente. Todavía existe el emblemático Pi Fred, una especie hoy protegido, que un día fue de su propiedad, y la Riera de Cervelló que hoy pasa por los pies de la finca y un día pasó por dentro de las tierras de la misma.

Posteriormente, hacia el año 1700 d.c. la Masía Can Esteve amplió la estructura originaria, con una segunda planta que diferenciaba la parte de los masoveros de la parte señorial, contando ésta con balconadas propias y salones regios. Hoy por hoy, cuenta con la estructura originaria, suelos traídos desde burdeos y dos patios señoria

Actualmente está acondicionada y preparada para albergar todo tipo de eventos tanto particulares como de empresa, tanto en sus interiores como en sus jardines.

Sin duda hoy es un lugar mágico y único para casarte, donde las emociones y las alegrías se funden junto al aroma del pinar de la villa de Cervelló. El propio best-seller de la Catedral del Mar hace mención a la finca, como paisaje de tantos romances e historias.

Font de la Resclosa

La Masía Can Esteve está ubicada al lado de la riera del pueblo, dentro del emblemático pinar de Cervelló y al lado de la Font de la Resclosa, la fuente con más relevancia y concurrida del pueblo antes de los años 60, que es cuando llegó el agua potable al pueblo de Cervelló. Era una fuente querida y estimada por todos los habitantes del pueblo y alrededores, tenía un gran encanto. Con la excusa de ir a buscar agua a dicha fuente, se pasaban largos ratos en ella, incluso se hacían meriendas y comidas a su alrededor. La mayoría de los niños se bañaba en la riera y en sus balsas, hechas en la misma zona de la fuente.

Su nombre proviene de la construcción que se hizo de una pequeña pared que hacía de resclosa para redirigir el agua que venía por el canal de la riera a los dos antiguos molinos que estaban situados en la misma riera a unos pocos metros de la fuente. Incluso Josep Tarradelles, hijo de Cervelló, en sus años de exilio a Francia, recordaba la fuente dentro de su infancia con gran añoranza… dichos comentarios llegaron a oídos del Ayuntamiento Franquista que había en aquellos años en Cervelló e inmediatamente fue destruida por ellos.

Fue un duro golpe para el pueblo y sus habitantes… hoy en día quedan únicamente los últimos restos de la fuente. De aquí el nombre de nuestro Restaurante La Font de la Resclosa, un guiño emocional a una parte de pueblo muy querido.

fontresclosa-antiga2